Visita por El Vaticano

int(16)

La basílica de San Pedro

Basílica de San Pedro

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro, principal edificio del Vaticano, es la más grande de la cristiandad, aunque sus proporciones son equilibradas. Aunque la auténtica catedral de Roma es San Juan de Letrán, el Vaticano es la iglesia del Papa, en la que se celebran las principales liturgias. La mayoría de los Papas están enterrados en esta basílica.

La basílica es resultado del trabajo de varios siglos. Empezó siendo un monumento conmemorativo, que indicaba el lugar en el que San Pedro fue martirizado y enterrado. La construcción del edificio tal y como se lo conoce en la actualidad se inició en 1506, y debe mucho a Bernini, que proyectó la plaza y la columnata. Uno de los elementos más conocidos de la basílica es la estatua de bronce de san Pedro, monumento que los peregrinos besan y veneran como señal de fidelidad. En el fondo de la basílica (el ábside) hay un monumento que representa un enorme trono de bronce, conocido como "la Cátedra de Pedro". Se trata de un relicario que contiene restos de una silla de madera y marfil que, según la tradición, pertenéció a san Pedro. Bajo la nave central de la basílica, se encuentra la tumba de san Pedro, así como los restos de otros Papas sucesores.

La cúpula de Miguel Ángel

Cúpula de Miguel Ángel

Cúpula de Miguel Ángel

Antiguamente visible a varios kilómetros, la cúpula se encuentra sobre el altar mayor y sobre la tumba de san Pedro. Tiene un diámetro de 42,5 metros y una altura de 132 metros. Fue concebida por Miguel Ángel, aunque se terminó más de veinte años después de su muerte. Sus mosaicos representan las distintas jerarquías de santos en el cielo, ubicándose Dios en la parte central. Bajo de la cúpula, una inscripción dice: "Tú eres Pedro, y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia, y te daré las llaves del Reino de los Cielos".



.

Los Museos Vaticanos

El grupo de Laocoonte

El grupo de Laocoonte

Situados en el interior de los palacios del Vaticano y concebidos originalmente como residencia de los papas, los edificios fueron poco a poco transformándose en museos, por la cantidad de obras de arte que albergan. Los Museos Vaticanos fueron fundados originariamente a partir de las obras que había reunido el Papa Julio II, entre las que se encontraban el Apolo, la Venus Feliz, el grupo de Laocoonte, el Nilo, el Tíber y la Ariadna Dormida. Actualmente, los Museos Vaticanos están formados por el Museo Pío-Clementino, el Museo Etrusco, el Museo Egipcio, el Museo Profano Lateranense, el Museo Histórico y otras colecciones. Entre estas colecciones destacan la Pinacoteca, las Estancias de Rafael, la Galería de los Tapices, la Galería de los Mapas, la Galería de las Estatuas y la Capilla Sixtina.


La Capilla Sixtina

El Juicio Final

El Juicio Final

La Capilla Sixtina es uno de los mayores atractivos de la Ciudad del Vaticano. Fue construida entre los años 1471 y 1484, durante el papado de Sixto IV, de donde proviene su nombre. Su arquitecto fue Giovanni d'Dolci. Su popularidad es debida a que en ella se celebra el cónclave, así como otras celebraciones oficiales. Además, es famosa por haber sido decorada por Miguel Ángel. Una vez terminada de construir la capilla, se comenzó inmediatamente a decorarla con frescos. En la pared que se encuentra tras el altar mayor, se puede contemplar el Juicio Final. Los frescos laterales siguen una estructura paralela, representando escenas de la vida de Moisés, por una parte, y de la vida de Jesús, por otra. En la parte central del techo de la Capilla Sixtina, nueve pasajes bíblicos simbolizan la ascensión del alma hacia Dios. Están encuadrados por una estructura de falso mármol en la que encontramos a jóvenes desnudos que sostienen medallones pintados. El dibujo continúa hasta mostrar a los siete profetas y las cinco sibilas.

[fbcomments]